Inicio Medio ambiente Las concentraciones de dióxido de carbono alcanzan las mayores cifras de la...

Las concentraciones de dióxido de carbono alcanzan las mayores cifras de la serie histórica

La Organización Meteorológica Mundial acaba de publicar su último informe, que muestra que la concentración de gases de efecto invernadero continúa la línea ascendente, alcanzando en 2019 las cifras más altas de la serie histórica. Estos estudios reflejan la necesidad de intensificar las medidas para combatir las emisiones, ya que el impacto resultante de las concentraciones de dióxido de carbono que contribuyen al calentamiento global tuvo a finales de 2020 unas fluctuaciones similares a las de otros períodos.

La OMM recuerda que la última vez que la Tierra registró una concentración de CO2 comparable fue entre hace tres y cinco millones de años, cuando la temperatura era de 2 a 3 grados más cálida y el nivel del mar tenía entre 10 y 20 metros más que en la actualidad, con la gran diferencia de que en aquel momento no vivían en él 7.700 millones de personas.

La publicación de la agencia de la ONU con sede en Ginebra presenta la medición de la concentración atmosférica de los gases (dióxido de carbono, metano y óxido nitroso) que están calentando el planeta y provocando eventos climáticos extremos. En el citado estudio se da cuenta de los niveles de dióxido de carbono, derivado de la quema de combustibles fósiles y el mayor contribuyente al calentamiento global, que alcanzaron un nuevo récord de 410,5 partes por millón en 2019. Esto significa un aumento anual mayor que el del año anterior y supera el promedio de la última década.

Las cifras antes de finalizar el 2020 se mantenían iguales, ya que las lecturas iniciales de las estaciones de Tasmania y Hawai eran las mismas. Por otro lado, durante la presentación de los datos el secretario general de la OMM, Petteri Taalas, aseguró que confiaba que las emisiones globales anuales de carbono caigan este año debido a las medidas contra la COVID-19, que durante meses han limitado la movilidad y, por lo tanto, la contaminación. Con este punto a tener en cuenta aventuró una estimación preliminar de entre 4,2 y 7,5 por ciento.

Sin embargo, añadió que estas cifras no causarán que el dióxido de carbono atmosférico disminuya, pero ayudarán a ralentizar la tasa de aumento temporalmente en una escala que cae dentro de las variaciones normales, ya que aunque desde hace años se toman medidas el CO2 puede permanecer en la atmósfera hasta 80 años.

En este sentido, los datos de los informes indican que la parálisis en los desplazamientos de los últimos meses no han supuesto una mejoraría notable ni inmediata en el medio ambiente, pero inciden en la necesidad de reforzar las medidas medioambientales. Unas acciones que no harán que, en el caso del dióxido de carbono atmosférico, disminuya, pero ralentizaría la tasa de aumento temporalmente en una escala que cae dentro de las variaciones normales.

Mejora de la calidad del aire

Junto a este estudio también se ha dado a conocer otro en el que se muestra como en 2018 la calidad del aire en Europa mejoró en un 54% respecto de los datos de 2009. Dicha situación evitó 60.000 muertes prematuras por la alta concentración de partículas finas en ese año. Una mejora de las políticas climáticas aplicadas en los últimos años.

Pero este es el único dato positivo puesto que en términos globales las cifras de víctimas están en 379.000 del total de muertes anticipadas en Europa derivadas de problemas medioambientales. Cifras a las que se suman 54.000 decesos tempranos ligados al dióxido de nitrógeno (NO2) y otros 19.000 fallecimientos prematuros relacionados al ozono troposférico (O3), según el informe de 2020 sobre la calidad del aire de la Agencia Europea de Medio Ambiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más leído