Inicio Medio ambiente Mascarillas, nuevas integrantes de la basuraleza

Mascarillas, nuevas integrantes de la basuraleza

129.000 millones. Es el número de mascarillas desechables que se utilizan mensualmente en el mundo según los cálculos de un estudio de Environmental Science & Technology recogido por el Proyecto LIBERA, una iniciativa nacida en 2017 de la mano de SEO/BirdLife y de Ecoembes para prevenir la bautizada como basuraleza.

“La prioridad como sociedad debe ser contener la evolución de este virus, pero no podemos poner en riesgo la salud de los espacios naturales para defender la nuestra. Tenemos que abrazar la ciencia encontrando soluciones que sirvan para protegernos a nosotros y a nuestros espacios naturales”, explica el coordinador de SEO/BirdLife para el Proyecto LIBERA, Miguel Muñoz. Y es que los 129.000 millones de mascarillas desechables que se consumen mensualmente en el mundo podrían tardar hasta 400 años en descomponerse si no se gestionan de forma correcta, según datos de Environmental Science & Technology.

En la misma línea, desde la Coordinación de Ecoembes, Sara Güemes apela a la concienciación ciudadana: “Debemos ser más responsables que nunca con la naturaleza. Las mascarillas se han convertido en nuestras aliadas frente al virus, pero no podemos olvidarnos de tirarlas siempre en el contenedor gris; su abandono en entornos naturales tiene un impacto muy negativo”.

Campaña #NoAbandonesTusGuantesYMascarillas

Además de la contaminación de los ecosistemas derivada de la mala gestión de los residuos, el abandono incontrolado de guantes y mascarillas supone un vector de contagio al que hay que sumar el peligro que, tal y como alertan desde el Proyecto LIBERA, corre la fauna al poder ingerir o quedarse atrapada en las mascarillas. Para evitarlo, múltiples organizaciones y administraciones públicas se han unido a campañas que invitan a los ciudadanos a deshacerse de guantes y mascarillas de forma correcta y a cortar las gomas de estas últimas antes de desecharlas.

Más allá de las ya conocidas consecuencias de la pandemia generada por el coronavirus, la actual situación sociosanitaria y necesarias medidas de protección como el uso de mascarillas han puesto sobre la mesa los daños que se están ocasionando, también, sobre el medio ambiente. Así, la organización francesa Opération Mer Propre fue una de las primeras en hacer públicas, ya en el mes de mayo, imágenes del fondo marino en las que se aprecia la presencia de mascarillas quirúrgicas y guantes como nuevos integrantes de la basuraleza (definida por el Proyecto LIBERA como los residuos generados por los humanos y abandonados en entornos naturales).

A las imágenes de Opération Mer Propre hay que sumar las cifras ofrecidas en los últimos días por la organización de conservación marina Oceans Asia. Según el informe titulado «Máscaras en la playa: El impacto de COVID-19 en la contaminación del plástico marino», realizado por la entidad con sede en Hong Kong, “nuestros océanos se inundarán con unos 1.560 millones de máscaras faciales en 2020”.

Lo más leído