Inicio Medio ambiente Día Internacional de la Educación Ambiental

Día Internacional de la Educación Ambiental

El 26 de enero se celebra el Día Internacional de la Educación Ambiental, marcada por Naciones Unidas, para la sensibilización en torno a la conservación del planeta.

Dicha efeméride fue decretada en 1975, en Yugoslavia, por más de 70 naciones que participaron en el Seminario Internacional de Educación Ambiental y firmaron la llamada Carta de Belgrado. Dos años después se comprometieron a fomentar una clara conciencia y preocupación por la interdependencia económica, social, política y ecológica en áreas urbanas y rurales. Así como ofrecer a las personas oportunidades para adquirir el conocimiento, valores, actitudes, compromiso y habilidades para proteger y mejorar el medio ambiente; además de crear nuevos patrones de comportamiento en el tema.

Principales objetivos del Día Mundial de la Educación Ambiental

• Hacer que las personas tomen conciencia y se sensibilicen con respecto a los problemas medioambientales de su entorno.

• Educar a la sociedad para que entiendan que es el medio ambiente, su importancia y el delicado equilibrio que existe entre hombre y naturaleza.

• Sembrar valores medioambientales.

• Ayudar a los grupos sociales a desarrollar las habilidades necesarias para buscar soluciones a los problemas ecológicos de su entorno inmediato.

• Llevar las estadísticas de la realidad en materia medioambiental y enseñarle a las personas a evaluar la evolución del proceso.

• Implicar a la sociedad en la búsqueda de soluciones a los problemas del medio ambiente.

Objetivos actuales

En este 2021 las líneas de debate en esta celebración se han modificado por las circunstancias derivadas de la pandemia de la covid-19, y se ha convertido en una fecha aún más destacable porque la situación ha implicado un retraso en el cumplimiento. Los datos de esta etapa no ayudan a ser optimistas, según la ONU cerca del 75% del plástico generado por mascarillas, guantes y botellas de desinfectantes para manos en el mundo se convertirán en desechos que llegarán a vertederos y mares. En de 2020, la venta de mascarillas desechables pasó de 800 millones de dólares en 2019 a 166 mil millones.

Números que obligan a retomar la senda de la educación ambiental para mejorar la situación del planeta, e insistir en «acciones hormiga»: uso de focos ahorradores, separación de residuos…

Espacio para la esperanza

Hoy es importante recordar que existe pequeño espacio para la esperanza ya que entre la población se ha fomentado, de forma mayoritaria, las actividades al aire libre. Esto implica que cada vez son más personas las que han vuelto a mirar al medio ambiente de cerca y la necesidad de cuidarlo. En 2020 se publicó el estudio Jóvenes, educación y medioambiente, realizado a más de 3.400 jóvenes de entre 18 y 30 años, que destacó que el 90% de los jóvenes cree necesario que los problemas ambientales sean considerados en mayor medida para entender y poder prevenir las crisis sanitarias.

Lo más leído